El apoyo educativo, una herramienta de equidad para la educación a tiempo completo

Artículo de Raquel Torres, directora de la Fundació Didàctica Catalunya, publicado en el sitio web educacio360.cat el 15 de diciembre de 2020

El sistema actual no permite a los profesionales abordar con éxito todas las necesidades de aprendizaje y comportamiento que tienen sus alumnos, y se pierde la oportunidad de que puedan desarrollar al máximo sus capacidades. La Fundació Didàctica Catalunya, en Mataró, trabajamos con niños y jóvenes normalmente escolarizados que presentan disfunciones de comportamiento y / o carencias lectivas, y que necesitan ayuda para desarrollar todo su potencial.

Nuestro proyecto de refuerzo educativo para el alumnado de ESO tiene como objetivos el aprendizaje y el logro de contenidos curriculares básicos para la etapa de Secundaria. La necesidad a la que responde, pues, este proyecto es la de ofrecer un recurso que permita que los alumnos de ESO construyan una base más sólida de los contenidos de materias troncales, para continuar el posterior aprendizaje de las mismas con resultados más eficientes y satisfactorios para ellos y ellas.

“La participación de las familias de los alumnos es indispensable: tienen un papel fundamental en el seguimiento de la asistencia y en el apoyo a la regularidad de los chicos y las chicas. Su incidencia en la evolución y el resultado global de todo el alumnado es decisiva. ”

Estos objetivos son alcanzables gracias a la colaboración de institutos y escuelas, los cuales derivan los alumnos que, de acuerdo con su criterio profesional y su conocimiento del alumnado, podrán aprovechar ampliamente el recurso que ofrecemos. En este sentido, hemos establecido con los centros escolares una comunicación frecuente y fluida, ya que consideramos que esta es una premisa imprescindible para una coordinación efectiva.

Mediante una evaluación gratuita realizada por nuestros psicopedagogos, elaboramos un plan de actuación detallado que compartimos con la familia de cada alumno y el centro escolar donde cursa sus estudios. Los docentes que imparten las materias son profesionales de sus especialidades y de gran espíritu vocacional que aseguran una importante garantía de calidad.

La implicación y la coordinación incluye también la indispensable participación de las familias de los alumnos. Estas tienen un papel fundamental en el seguimiento de la asistencia y en el apoyo a la regularidad de los chicos y las chicas, por lo que su incidencia en la evolución y el resultado global de todo el alumnado es decisiva. Las familias también tienen una dedicación destacable en el apoyo con las tareas y los contenidos propuestos a los alumnos, lo que facilita que los propósitos iniciales del proyecto se extiendan más allá de las aulas.

Nuestro proyecto consta de estos tres pilares básicos: centros educativos, familias y la tarea que desarrollamos diariamente, coordinados e integrados de acuerdo con las líneas de la metodología que hemos diseñado. Esta metodología se basa en la voluntad de aprendizaje, de crecimiento y de superación de los alumnos que participan en el proyecto, por lo que, en un primer paso, valoramos la situación inicial de cada uno de ellos y de ellas con el objetivo de captar sus puntos fuertes y aquellos otros que requieren dedicación y mejora. A partir de aquí, el alumnado se integra, formando pequeños grupos de trabajo, organizados de acuerdo con las necesidades iniciales captadas.

Todo este proceso, así como las clases diarias que articulan el proyecto a la práctica, se llevan a cabo en nuestro centro de la mano de nuestros profesionales. La situación de pandemia actual, sin embargo, supuso un cambio de parámetros de método en nuestro proyecto, por lo que, siguiendo la fluidez de la adaptación que se nos presenta, hemos aprendido y adoptado sistemas de clases y comunicaciones virtuales, utilizando las diversas herramientas y plataformas que las facilitan.

Así como la pandemia nos ha proporcionado nuevas herramientas profesionales y personales, nuestros objetivos respecto al proyecto que llevamos a cabo implican seguir creciendo con el alumnado, los centros educativos y las familias que forman parte, por lo que, como entidad, logramos el reto de contribuir a la creación progresiva de un marco de aprendizaje integral para el alumnado.

Desde ahora y para el futuro, queremos tomar parte activa en su acompañamiento y en su seguimiento como entidad educativa y lectiva paralela y presente en el día a día de los alumnos. Valoramos, pues, positivamente nuestro proyecto dentro de este objetivo, dado que su impacto y su acogida han sido notables en el ámbito educativo y social de la ciudad. Es por ello que, considerándolo desde esta perspectiva de servicio que suma y aporta, nos planteamos su continuidad haciéndolo crecer y mejorándolo como herramienta participante de la transformación y de la educación a tiempo completo.